See other templates

 

Humildad

(1ª carta de S. Pedro 5:5)

Ceñíos todos de humildad en el trato mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, y a los humildes da su gracia.” (S. Pedro)

La humildad es la base de todas las virtudes” (Kunsi)

Hay unas cuantas ideas para ser un poco más humilde.

No comparar tu buen punto con el talón de Aquiles del otro, sino comparar tu punto débil con lo bueno que tiene el otro.

No usar como base tu punto bueno para medir a las personas.

No rebajar a las personas que no te gustan y no enorgullecerte de ti mismo. Y dejar de rebajarte al nivel del otro, creyendo que el otro tiene un nivel inferior a ti. Esa actitud no es más que complejo de superioridad y una soberbia escondida. Es decir, hemos de tratar a las personas de igual a igual.

No envidiar el éxito del otro sino regocijar con su éxito.

Si alguien está siendo alabado, que le alabemos con alegría.

Ver lo bueno de las personas y saber aprender algo de la otra persona.

Ver con claridad tu punto bueno y tu punto débil, sin examinarte demasiado a ti mismo. Y crecer como persona, una vez esclarecida tu punto malo, es decir, buscar la humildad que desea la auto superación de uno mismo.

Ser como el trigo que se inclina por el peso de los granos que produce, como dice una canción japonesa.

 

J. Garralda
 

 

 

 

 

704609

Otros Artículos

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver