See other templates

 

Entre Juzgar Al Mundo Y Salvar Al Mundo

(Juan, 12:44-50)

No he venido a juzgar al mundo, sino a salvarlo. Las palabras que estoy pronunciando ahora juzgará a los vivos y muertos el día del juicio final.”

Cuando Él dice, “las palabras que estoy pronunciando”, se refiere a aquella parábola que habla de dar de comer al hambriento, beber al sediento, prestar alojamiento, vestir al desnudo, visitar al enfermo o al encarcelado. Nos pide con esta parábola que nosotros también demos dinero, comida, tiempo para atender a la persona que tienes delante, compartirlo todo con los necesitados.

 

Los que pongan en práctica estas palabras se sentarán a la derecha el día del juicio, y los que no cumplieron estas palabras se sentarán al lado izquierdo. No va a ser Jesús quien decida tu asiento, sino que va a ser como un billete que te compras con tus actos y tu modo de vivir.


Jesús usó su tiempo y su vida, no para juzgar sino para salvar.


Nosotros tampoco debemos juzgar a nadie. Nuestra misión es desear la salvación del prójimo. No condenar los actos de los demás, sino interpretarlas con buenos ojos. El refrán, “piensa mal y acertarás” no vale en el cristianismo.


Hagamos que se alegren profundamente las personas. La profunda alegría consiste en la alegría que te llena el corazón. Es una alegría que esa persona está deseando obtener en su corazón. Todos pedimos en algún momento, comida, bebida y visita. Hay momentos en los que también pedimos comprensión y amistad. Si damos todas esas cosas a la persona que las desea, esa persona notará que está siendo amado por Dios. Esa profunda alegría conducirá a esa persona a la Salvación. La persona que experimente esa alegría, se salvará experimentando el amor que viene de Dios a través de las personas.


Colaboremos con Jesús en la misión de salvar a las personas, haciendo que las personas se alegren profundamente con nuestros actos de amor.


Hagámoslo con alegría. Porque hacer la voluntad de Dios es nuestra alegría.

 

J. Garralda 

Traducido del original en japonés 
 

 

 

 

704615

Otros Artículos

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver