See other templates

 

Fidelidad Y Piedad

(Salmo, 89;21)

Cantad eternamente la misericordia de Dios. Anunciad la fidelidad del Señor por los siglos de los siglos.”

El Padre es fiel y nunca miente. Es una persona que es fiel a la palabra dada. Es fiel a los que están afligidos. Permanece con los afligidos, sufre con ellos y nunca los abandona.

 

Seamos nosotros también unos hijos fieles al Padre Eterno, siendo fieles a nosotros mismos, fieles a las personas que creen en nuestra sinceridad, anunciando la verdad del Señor por los siglos de los siglos.


Seamos misericordiosos como nuestro Padre Celestial es misericordioso.


Amad a vuestros enemigos y rogad por todos aquellos que os persiguen, para que seáis hijos del Padre que está en los Cielos. Vuestro Padre hace brillar el sol sobre buenos y malos, y hace llover sobre justos e injustos.” (Mateo, 5:4-5)


Seamos nosotros también personas que transpiran piedad y ternura al mismo tiempo que verdad y justicia. No seamos orgullosos y no seamos antipáticos con las personas que no nos acepten. Seamos hijos de Dios que se emocionan con los puntos buenos de las personas y se alegra con el éxito de esas personas.


No critiquemos a nadie porque tenga malas notas en los estudios, hace mal su trabajo o no se le da bien el deporte, ni tampoco les veamos por encima del hombro. Comprendamos que esa persona se está esforzando todo lo que puede. Así que animémosle con todo respeto.
 

 

J. Garralda 

Traducido del original en japonés 
 

 

 

 

704574

Otros Artículos

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver