See other templates

 

A partir del 21 de Junio y hasta nuevo aviso, todos aquellos que deseen participar en la misa dominical, deben inscribirse cada semana:

Por favor lean las INDICACIONES para tal efecto, publicadas en la página Web 

O Todos O Ninguno

 

 

Un niño de nueve años, un domingo recuerda a su padre que hay que ir a misa. Hoy no vamos –dice el padre-. Yo tengo otras cosas que hacer. Pero, Papá, -insiste el niño- es que hoy tenemos obligación de ir.

 

Lo manda el tercer mandamiento de la ley de Dios. - No te preocupes. Eso no tiene importancia. Ya iras otro día. El pequeño se callaba. Pero al poco rato interviene de nuevo: Oye Papá, si el tercer Mandamiento no tiene importancia, el cuarto aún debe importar menos.

 

********************************

 

Los Mandamientos no son un capricho de Dios, ni unos obstáculos que nos coloca en nuestro camino.

Son algo así como las señales de tráfico en la carretera. La señal no crea el peligro; simplemente, lo señala, lo avisa. El peligro ya está ahí. Dios, porque nos ama, nos indica lo que nos conviene, lo que es bueno para nosotros y lo que no.

El habernos dado, indicado los Mandamientos, es una prueba de amor. Y la respuesta lógica, por nuestra parte, debería ser el agradecimiento.

No conviene confundir fácil o agradable con bueno.

Ni tampoco costoso con malo. Normalmente las cosas buenas, cuestan.

 

 

 

 

 

 

 

895218

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver