See other templates

 

Evangelio A La Medida

A Jesús, como los profetas, le recome la adulteración de la ley de Moisés. Lo esencial lo convierten en accidental y lo accidental lo convierten en esencial. Se muestran “escandalizados”. Y se lo echan en cara a Jesús, que se enardece ante tanta hipocresía: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí”. El culto que me dan está vacío”. “Pagaís el diezmo del comino y descuidáis lo grave de la ley: la honradez, la compasión y la sinceridad!”. (Mt 23,23)

 


Están obsesionados por los ritos, pero no les importa nada el sufrimiento de los pobres. A veces las pequeñas fidelidades ocultan grandes traiciones. Es increíble la habilidad con que se manipula la palabra de Dios, para vivir caprichosamente y estar con la conciencia tranquiliza “con el deber cumplido”. Es evidente que el fariseísmo es una tentación incesante, porque todos tendemos a lo cómodo; así nos justificamos con ser fieles a lo que no nos cuesta, a lo accidental, dejando intacto el núcleo, lo esencial.


Jesús, que denunció el formalismo de los judíos, extraviados por sus guías, denunciaría hoy mucho formalismo en quienes se llaman “cristianos”. Un ejemplo lamentable: mientras estalla la revolución rusa y corre la sangre al pie de la ventana del salón en que están reunidos los popes de la Iglesia Ortodoxa rusa, éstos siguen discutiendo sobre el color de los ornamentos sagrados. ¿Qué sentido tienen ciertas disputas intra eclesiales sobre cuestiones menores cuando mueren de hambre cada año 60 millones de seres humanos? ¿Qué sentido tiene estar obsesionados pr pequeños ritos de la Eucaristía cuando estamos divididos, carecemos de espíritu misionero y estamos atrapados por el consumismo y la insolidaridad?.

 

 

 

Tomado del libro: “Jesús habla hoy”

 

 

 

 

 


Los invitamos a continuar orando y participando en las Misas en linea a través del canal de YouTube, Dando click en la siguiente imagen

Misa Dominical en YouTube

1182735

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver