See other templates

 

A partir del 21 de Junio y hasta nuevo aviso, todos aquellos que deseen participar en la misa dominical, deben inscribirse cada semana:

Por favor lean las INDICACIONES para tal efecto, publicadas en la página Web 

Segundo Domingo De Adviento

8 de diciembre de 2019

TEXTOS BIBLICOS PARA LA LITURGIA EUCARÍSTICA

Dar frutos de conversión: éste es el tema de la liturgia de hoy. Isaías anuncia el nuevo reino de paz y armonía, reino que se hará en comunión, pero que exige una completa y continua conversión individual que lleve al perdón y al compromiso.

Oh Dios, que cuidas con cariño de todas las cosas y estás siempre deseando y esperando la conversión de cada uno. Míranos aquí, reunidos en el nombre de Cristo. Llénanos con tu Espíritu y sostennos con su fuerza para que sigamos esperando con un corazón nuevo al Salvador que nos trae al mundo el amor sin límites. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen

 

PRIMERA LECTURA: Is 11:1-10


El profeta Isaías anuncia la venida del Mesías como el comienzo de un tiempo de paz y de justicia. Es el reino por el que todos los días rezamos en el Padre nuestro y por el que debemos trabajar en nuestras vidas fortalecidos por la promesa el Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL: Sal 72:2y4,7-8,12-13

R/ QUE EN SUS DIAS FLOREZCA LA JUSTICIA Y LA PAZ ABUNDE ETERNAMENTE

  1. Concede, Señor, tu justicia al rey 
y tu rectitud al descendiente de reyes,

    para que gobierne a tu pueblo con justicia 
y a tus pobres con rectitud. /R
     
  2. Que en sus días florezca la justicia 
y abunde la paz, mientras dure la luna;

    que domine de un mar hasta el otro, 
y desde el Río hasta los confines de la tierra. /R
     
  3. Porque él librará al pobre que suplica 
y al humilde que está desamparado.

    Tendrá compasión del débil y del pobre, 
y salvará la vida de los indigentes. /R

 

SEGUNDA LECTURA: Rm 15:4-9

San Pablo invita a la gente de su tiempo y nos invita a nosotros a no perder la esperanza. Si nos mantenemos en la esperanza veremos la obra salvadora de Dios en nuestras vidas y en nuestras comunidades.

 

ACLAMACION DEL EVANGELIO Lc 3:4,6

Aleluya, aleluya Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos. Todos los hombres verán la salvación de Dios Aleluya.

 

EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO: Mt 3:1-12

Juan del Bautista llama a la conversión. Leamos el evangelio de Mateo y pidamos la gracia de tener un corazón preparado para recibir al Señor.


Tema: ¡Dios Nos Envia A Alguien!


Segundo domingo de Adviento y Fiesta de la Inmaculada. Dos fiestas que requieren nuestra atención nuestro interés por las cosas de Dios.

Yo no sé si Dios está muy ocupado, pero sí sé que cada domingo nos envía a alguien para darnos el golpe de gracia que nos haga salir de nuestra indiferencia y de nuestra frialdad.

Hoy, Dios nos envía a dos predicadores para recordarnos que existe y que vino, viene y vendrá.

Adviento no es “la Navidad ya está cerca”. Adviento es “Cristo viene. Cerca está el Reino de Dios”. Adviento es preparar la venida de Jesús. A Él le toca completar la obra.

Juan Bautista, estrafalario en su atuendo, en su aspecto y en su dieta, es más estridente aún por su mensaje. Es un predicador poco simpático y no gusta a casi nadie. Es la voz que predica la conversión y el arrepentimiento. Es el último profeta que viene a denunciar e insultar a todos pero especialmente a los profesionales de la religión.

La gente sencilla confesaba sus pecados y él los bautizaba en el río Jordán.

Los profesionales de la religión, los fariseos y los saduceos, los que presumen de tener a Abrahán por padre, los que ya no esperan a nadie, los que parecen santos pero son sólo cumplidores de la letra muerta, los que se creen salvados por servir y guardar el tinglado religioso, a estos Juan los insulta, les llama “raza de víboras”, “árboles con el hacha a la raíz”, “paja para la hoguera”.

Estos profesionales de la religión, más por curiosidad que por devoción, acudieron a escuchar al nuevo predicador al aire libre predicar el mensaje de arrepentimiento y de la necesaria conversión, conversión que todos necesitamos y que nunca conseguimos del todo. Yo sé que todos ustedes son más consumidores de religión que pecadores que quieren arrepentirse de verdad este Adviento.

Sabemos que los profesionales de la religión, fariseos y saduceos, siguieron cumpliendo fielmente con la religión, pero ignoraron lo nuevo, al que es siempre nuevo, a Jesús, el que traía el Reino de Dios, el fuego del Espíritu que todo lo hace nuevo.

A nosotros, los aquí reunidos, nos llama pecadores, palabra que ya no suena a insulto y no nos molesta porque hemos perdido el sentido del pecado, porque la palabra pecador y otras palabras religiosas han perdido su fuerza y la propaganda nos ha anestesiado. Lo único que nos preocupa es cumplir con la calderilla de la religión y seguir viviendo como si nada pasara.

Hoy, fiesta de la Inmaculada, María y Juan Bautista son personajes centrales y necesarios en este magnífico escenario del Adviento.

María no es la voz que grita, María es la joven que escucha la Palabra del mensajero de Dios, la joven que dice sí a la llamada de Dios. Dios llama a una joven ordinaria a una tarea extraordinaria.

Dos personajes muy distintos, pero los dos necesarios. Ambos conectados íntimamente con Cristo.
 

 

 

 

 

 

 

 
786776

Otros Artículos

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver