See other templates

 

A partir del 21 de Junio y hasta nuevo aviso, todos aquellos que deseen participar en la misa dominical, deben inscribirse cada semana:

Por favor lean las INDICACIONES para tal efecto, publicadas en la página Web 

Quinto Domingo Del Tiempo Ordinario

9 de febrero de 2019

TEXTOS BIBLICOS PARA LA LITURGIA EUCARÍSTICA

Cristiano ES el que cree en Cristo. Todo cristiano debe aprender a amar a Dios amando al hombre; su fuerza está en lo que cree y en lo que ama; y así llevará a cabo su misión de ser servicio en orden a la tarea en pro de la humanidad.

 

ORACION

Oh Dios, luz que ilumina a todo hombre, nos has reunido aquí como sal de la tierra y luz del mundo. Te pedimos que también hoy, formando un solo corazón con todos los hombres, podamos alabar tu misericordia y amor. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen


PRIMERA LECTURA: Is 58:7-10

El profeta Isaías enseña al pueblo que la verdadera religión consiste en las obras buenas. Debemos siempre preguntarnos si nuestra oración y nuestro culto a Dios nos conduce a un mayor compromiso con el prójimo.


SALMO RESPONSORIAL: Sal 112:4,6

R/ EL JUSTO BRILLA EN LAS TINIEBLAS COMO UNA LUZ.

  1. Para los buenos brilla una luz en las tinieblas:
    es el Bondadoso, el Compasivo y el Justo.
    
Dichoso el que se compadece y da prestado, 

    y administra sus negocios con rectitud. /R
     
  2. El justo no vacilará jamás, 
su recuerdo permanecerá para siempre.
    
No tendrá que temer malas noticias:
    su corazón está firme, confiado en el Señor. /R
     
  3. Su ánimo está seguro, y no temerá, 

    hasta que vea la derrota de sus enemigos.

    Él da abundantemente a los pobres: 

    su generosidad permanecerá para siempre, 
y alzará su frente con dignidad. /R

 

SEGUNDA LECTURA: 1 Co 2:1-5

Pablo apoya su mensaje en la fuerza de Dios, no en los talentos ni habilidades propias. Para hablar de Dios son mucho más necesarios el amor y la fe que la ciencia y los talentos humanos.


ACLAMACION DEL EVANGELIO Jn 8:12

Aleluya, aleluya Yo soy la luz del mundo, dice el Señor. El que me sigue no camina en las tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Aleluya.


EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO Mt 5:13-16

Jesús nos recuerda la hermosa e importante misión que hemos recibido de su mano: ser sal de la tierra y luz del mundo. Leamos la lectura del evangelio y pidamos la gracia de tener un corazón misionero.

 

TEMA: Jesús ilumina el espacio del corazón

La sal da sabor al pan y a todo alimento, impide la descomposición de la carne y la conserva largo tiempo. Considera que lo mismo ocurre con la vigilancia de la inteligencia. Ella llena de sabor divino tanto al hombre interior como al hombre exterior, expulsa el desagradable olor de los malos pensamientos y nos permite perseverar en el bien. Muchos malos pensamientos nacen de la sugestión y de ellos nace la acción mala sensible. Pero quien con Jesús apaga la sugestión, escapa de lo que sigue. Se enriquecerá con el suave conocimiento divino, con él encontrará a Dios, que está presente en todos lados.

Teniendo delante de Dios al espejo de la inteligencia, está continuamente iluminado, a imagen del cristal puro y del sol sensible. Alcanzada la última cima deseada, la inteligencia se reposerá de otra contemplación. (...) Es imposible que quien mira el sol no tenga los ojos inundados de luz. Lo mismo, quien se inclina siempre hacia el espacio de su corazón, será iluminado. (...) Cuando las nubes se disipan, el aire aparece puro. Igualmente, cuando bajo el sol de justicia, Jesucristo, se disipan los fantasmas de las pasiones, nacen en el corazón los pensamientos luminosos, semejantes a las estrellas. Porque Jesús ilumina el espacio del corazón.


Para la reflexión

Un faro, estratégicamente colocado en lo alto de las rocas de la playa, servía de guía a los barcos para entrar en el puerto sin chocar contra las rocas.
En cierta ocasión el encargado de encenderlo cayó enfermo y un substituto se encargó de su funcionamiento temporalmente.
Un día estalló una poderosa tormenta y la arena, las ramas y todo tipo de objetos volaban alrededor del faro llevados por el viento.
El encargado temporalmente de su funcionamiento cogió una grande lona y tapó la linterna para protegerla contra la tormenta.
Aquella noche un barco chocó contra las rocas y se hundió.
 

 

 

 

 

 

 
786764

Otros Artículos

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver