See other templates

 

A partir del 21 de Junio y hasta nuevo aviso, todos aquellos que deseen participar en la misa dominical, deben inscribirse cada semana:

Por favor lean las INDICACIONES para tal efecto, publicadas en la página Web 

Jesucristo Rey Del Universo

 

22 de Noviembre de 2020

CITAS BIBLICAS PARA LA LITURGIA

El año litúrgico se termina. La promesa divina de ser personalmente el guía del pueblo se cumple en Cristo, origen de una nueva humanidad, liberada del pecado y de la muerte. Y como hoy termina el año litúrgico así también un día terminara nuestra vida y seremos examinados en el amor.

 

ORACION

Oh Dios, todopoderoso y eterno, todas las cosas, creadas por Cristo, se reúnen y completan de nuevo en él como rey. Te pedimos que, quienes queremos poner nuestra esperanza en su palabra y esperamos su venida, vivamos hasta el fin de los tiempos en la fuerza del amor que nunca se corrompe. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

PRIMERA Lectura: Ez 34:11-12,15-17

Ezequiel anuncia que, tras el destierro, Dios en persona restaurará a su pueblo. La venida de Cristo es el cumplimiento pleno de esta profecía.

 

SALMO RESPONSORIAL: Sal 23:2-3,5y6

R/ EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA.

 

  1. El Señor es mi pastor, nada me falta.
    En verdes pastos él me hace reposar. R/
     
  2. A las aguas de descanso me conduce,
    y reconforta mi alma.
    Por el camino del bueno me dirige,
    por amor de su nombre. R/
     
  3. La mesa has preparado para mi
    frente a mis adversarios,
    con aceite perfumas mi cabeza
    y rellenas mi copa. R/
     
  4. Irán conmigo la dicha y tu favor
    mientras dure mi vida,
    mi mansión será la casa del Señor
    por largos, largos días. R/

 

SEGUNDA LECTURA:1 Co 15:20-26,28

El pecado es la muerte, Jesús es la vida. Ser discípulo de Jesús es ser colaboradores en su misión de hacer de este mundo el Reino de los Cielos, el Reino en el que todos vivan en plenitud.

 

ACLAMACION DEL EVANGELIO: Mc 11:9,10

Aleluya, aleluya. Bendito el que viene en nombre del Señor, bendito el reino que viene de nuestro padre David. Aleluya.

 

EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO: Mt 25:31-46

Cada persona necesitada que se acerca a nosotros viene de parte de Dios; es un hijo amado infinitamente por Dios. Creer esto y ponerlo por obra es la tarea más importante de nuestra vida.

 

 

TEMA: “EL REINO DEL AMOR”

 

Estamos ante una fiesta litúrgica difícil. Porque si entendemos el Reino de Cristo en un sentido político, tropezamos con la autonomía de la sociedad civil, con la separación entre la Iglesia y el Estado. Y si la realeza de Jesús se entiende como un reinado meramente moral y religioso, ¿dónde apoyar el compromiso temporal de los cristianos? El reino de Cristo, como se desprende de la liturgia de la palabra en esta fiesta tiene una clara dimensión de servicio espiritual, pero también social.

  En la primera lectura de hoy, el profeta retrata la realeza servicial de Jesús, al decir: “Yo mismo en persona buscaré a mis ovejas, siguiendo su rastro, y las libraré y las apacentaré”. El amor de Cristo a los hombres le llevó a convertirse en su rey-pastor, realizando lo que predijo el profeta Ezequiel: “Buscaré a las ovejas perdidas, haré volver a las descarriadas, curaré a las enfermas, guardaré a las fuertes”.

Este servicio de Jesús como pastor religioso de los hombres se demuestra en la entrega de medios espirituales para el bien de las almas. A lo largo de su vida, Jesús nos da su mensaje evangélico, la eucaristía divinizadora de su cuerpo, el agua purificadora del bautismo, el sacramento del perdón, el regalo de su Madre, la elevación a hijos de Dios por la gracia, el ejemplo y el modelo de la oración cristiana y su muerte en cruz por nuestra salvación eterna.

En cuanto al servicio material de Jesús como rey-pastor, vemos que a lo largo de su vida pública empleó su poder, no para servirse de los hombres, sino para servirlos en sus necesidades corporales. Jesús dio de comer repetidas veces a los que no podían alimentarse, sanó las diversas dolencias de muchos enfermos, individual y colectivamente, dominó las fuerzas de la naturaleza en favor de los suyos y devolvió a la vida a varios muertos.

Por eso, la mejor forma de honrar a Cristo rey es imitar su actitud de servicio a los hombres. En el evangelio de hoy se nos presenta una parábola sobre la realización del reinado de Jesús en la tierra. Cuando Cristo aparezca como rey eterno, ¿cómo juzgará nuestras actividades? Lo hará según el grado de servicio social prestado a los demás. Toda la escena se concentra en un diálogo entre el juez, que no es otro que Jesús resucitado, y dos grupos de personas: los que han aliviado el sufrimiento de los más necesitados y los que han vivido negándoles su ayuda.

Este diálogo fascinante es la mejor recapitulación del Evangelio: “el elogio absoluto del amor solidario”. Todos los hombres y mujeres serán juzgados por el mismo criterio. Lo decisivo es el amor práctico y solidario a los necesitados de ayuda. Y este amor se traduce en hechos muy concretos, por ejemplo, “dar de comer”, “dar de beber”, “acoger al inmigrante”, “vestir al desnudo”, “visitar al enfermo o encarcelado”. Los que han hecho todo eso, serán invitados por Jesús para entrar en el Reino de Dios como “benditos del Padre”. Vemos pues que no se trata de un amor platónico ni meramente afectivo, sino de un amor realista, efectivo

En definitiva, ver el rostro de Jesús en todas las personas “hechas a su imagen y semejanza”. Hay que tomarse en serio la identificación de Jesús con los seres humanos, porque Jesús le da una importancia máxima a este sacramento de su cuerpo místico. Aprendamos de Cristo rey, que fue delante con su ejemplo a cumplir la carta magna del Reino. Sirvamos a los demás como él, y así contribuiremos a la venida de su reinado en la tierra y participaremos de su realeza en el cielo.

Santa Teresa de Calcuta (1910-1997) en su libro: Jesús, la palabra hablada, cap.8, dice: es a mí a quien se lo habéis hecho

Jesús dice; Cualquier cosa que hagáis al último de vuestros hermanos es a mí a quien me lo hacéis. Cuando acogéis a un niño, es a mí a quien me acogéis. Si en mi nombre ofrecéis un vaso de agua, es a mí a quien me lo ofrecéis. Con el fin de estar seguro de que habíamos comprendido bien lo que decía, afirmó que así es como seríamos juzgados a la hora de nuestra muerte: Tuve hambre y me disteis de comer. Estaba desnudo, y me vestisteis. No tenía hogar y me alojasteis.

No se trata simplemente de hambre de pan; es un hambre de amor. La desnudez no concierne solo al vestido; la desnudez es también la falta de la dignidad humana y de esa magnífica virtud que es la pureza, así como la falta de respeto de unos por otros. Estar sin hogar no es solo no tener casa; estar sin hogar también es ser rechazado, excluido, no amado.

Termino con la poesía del argentino que vivió en Vigo: Francisco Luis Bernárdez (1900-1978) titulada:


Oh Príncipe absoluto de los siglos

 

Oh Príncipe absoluto de los siglos,
oh Jesucristo, Rey de las naciones,
te confesamos árbitro supremo
de las mentes y de los corazones.
Oh Jesucristo, Príncipe pacífico,
somete a los espíritus rebeldes,
y haz que encuentren rumbo los perdidos
y que en un solo aprisco se congreguen.
Para esto pendes de una cruz sangrienta
y abres en ella tus divinos brazos;
para eso muestras en tu pecho herido
tu ardiente corazón atravesado.
Glorificado seas, Jesucristo,
que repartes los cetros de la tierra;
y que contigo y con tu eterno Padre
glorificado el Paráclito sea.

j.v.c.

 


 

 

 

 

 
895301

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver