See other templates

 

A partir del 21 de Junio y hasta nuevo aviso, todos aquellos que deseen participar en la misa dominical, deben inscribirse cada semana:

Por favor lean las INDICACIONES para tal efecto, publicadas en la página Web 

Octava De La Navidad Santa María Madre De Dios

 

1 de Enero de 2021

CITAS BIBLICAS PARA LA LITURGIA

Comenzamos el año 2021 deseándonos felicidad. También Dios nos felicita bendiciéndonos. Nos felicita con la paz, haciéndonos hijos suyos en su Hijo nacido de mujer. Y María, la bendita por Dios, recibe la visita y felicitación de los pastores. Que esta bendición de Dos nos acompañe durante el año.

 

ORACION

Dios y Señor nuestro, que por la maternidad virginal de María entregaste a los hombres los bienes de la salvación, concédenos experimentar la intercesión de aquélla de quien hemos recibido a tu Hijo Jesucristo, el autor de la vida,El, que vive y reina contigo.

 

PRIMERA LECTURA: Núm 6:22-27

Moisés enseña a los Israelitas que, así como Dios bendice a sus criaturas, nosotros también debemos bendecir y desear siempre el bien de nuestros hermanos. Ser hijos de Dios es ser siempre portadores de bendición y de paz.

 

SALMO RESPONSORIAL:Sal 67:2-3,5-6 y 8

R/ El SEÑOR TENGA PIEDAD Y NOS BENDIGA.

 

  1. Que Dios nos dé su gracia y nos bendiga
    y haga brillar su faz sobre nosotros.
    Conocerán tus sendas en la tierra,
    tu salvación en todas las naciones. R/
     
  2. Las naciones con júbilo te canten,
    pues tú juzgas el mundo con justicia,
    con equidad tú juzgas a los pueblos,
    tú riges en la tierra a las naciones. R/
     
  3. Que nos bendiga Dios, y se le tema,
    en todos los confines de la tierra. R/

 

SEGUNDA LECTURA: Gál 4:4-7

Jesús viene al mundo para enseñarnos cual es el verdadero nombre de Dios: “Nuestro Padre”. Dios no es por tanto alguien que nos controla o nos quiere quitar la libertad. Todo lo contrario: nadie es mas libre que aquel que sigue la voluntad de Dios, nadie vive na vida mas humana que aquel que la pone en las manos de Dios, su Padre.

 

PROCLAMACION DEL EVANGELIO:Hb 1:1-2

Aleluya, aleluya.

En distintas ocasiones habló Dios antiguamente a nuestros padres por los profetas. Ahora, en esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo.

Aleluya.

 

EVANGELIO SEGUN SAN LUCAS: Lc 2:16-21

Mientras todo se maravillan de lo que los pastores cuentan, María, silenciosa y meditativa, guarda y madura en su corazón las enseñanzas de Dios.

 

TEMA: “NACIDO DE UNA MUJER”

 

  La importancia de esta fiesta solemne de María como Madre de Dios Hijo radica en que todos los privilegios acumulados por Dios sobre ella – desde la Inmaculada concepción hasta la asunción a los cielos – tienen como objetivo preparar o premiar su divina maternidad. Por eso, no es extraño que, después de una semana contemplando al Hijo de Dios hecho niño en Belén, la Iglesia vuelva sus ojos para fijarse en la mujer sagrario que custodió a Jesús nueve meses en su seno.

¿Qué nos dice la liturgia de la Palabra de esta fiesta?

En primer lugar, comienza el año con una petición de la bendición de Dios:

“El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor; el Señor se fije en ti y te conceda la paz”. El verbo usado en hebreo para expresar ese deseo de que “el Señor se fije en ti” significa “sonreír”. El deseo consiste, por tanto, en que el Señor nos sonría, en que manifieste con la sonrisa su benevolencia con nosotros. Si el Señor, mirándonos, nos sonríe, podemos ser felices, porque reconoceremos su amor y su generosidad con nosotros.

“Y te conceda la Paz”. Al comienzo del año nos deseamos, sobre todo, la paz. Hoy celebramos también la Jornada Mundial de la Paz. El término “paz” en hebreo no significa sólo ausencia de conflictos, sino abundancia de bienes. La paz trae consigo prosperidad, relaciones fraternas, que permiten vivir verdaderamente en un clima de serenidad, de alegría, y ayudarnos recíprocamente a realizar nuestra vocación.

Dios, para hacer posible la plena realización de nuestra vida, envió a su Hijo al mundo, haciéndole nacer de una mujer, María. Ésta ha sido la iniciativa más importante respecto al mundo. Afirma Pablo en la segunda lectura: “Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para que ...para que recibiéramos el ser hijos por adopción”. Este es el plan de Dios¨un plan maravilloso, de una generosidad extraordinaria.

María tiene un papel de una importancia excepcional en este plan. Al comienzo del año nos ponemos bajo su protección, a fin de que nos haga capaces de vivir nuestra vocación de hijos de Dios en Cristo. Nosotros llegamos a ser hijos de Dios en su hijo Jesús. María, que trajo a Jesús al mundo y lo educó, nos ayuda a acoger esta adopción filial, que el Señor quiere realizar cada vez mejor en nosotros. Estamos invitados a vivir cada día de este nuevo año como hijos de Dios gracias a la intercesión, a la protección y a la guía de María. Cuando el Papa S. Paulo VI otorgó a María en el Concilio Vaticano II el título de “María Madre de la Iglesia” hacía eco al “Ahí tienes a tu Madre” de Jesús al discípulo amado. Maternidad que empezó al engendrar a su primogénito, cabeza del cuerpo social, que es la Iglesia.

Subrayemos una frase del evangelio de hoy: “Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”. También nosotros debemos conservar y meditar en nuestros corazones esa filiación divina, que nos viene por los merecimientos de Jesús, Hijo de María. Ella nos invita a frecuentar la profundidad. A concentrarnos en lo esencial.

Termino con una poesía de Lope de Vega (1562-1635) titulada:

 

La mejor Madre

Virgen, pura azucena, lirio en valle,
cándida y limpiamente concebida;
virgen, donde se mide el sin medida,
preciosa cinta a su divino talle;
Jardín, donde no hay flor que no se halle
de las virtudes, de que estáis vestida;
árbol, en cuya planta esclarecida
la sierpe antigua para siempre calle.
Si Dios se cifra en Vos, ¿qué puede hallarse
para excelencia vuestra, si ésta excede
tanto, que a Dios no deja en qué alargarse?
Cuánto Él puede, y si Vos sois, aquí se quede;
que, como Dios no puede mejorarse,
así de madre mejorar no puede.

j.v.c. 

 

 

 

 
943520

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver