See other templates

 

Tercer Domingo Del Tiempo Ordinario

 

23 De Enero De 2022

 

La vida del cristiano debe ser la “Buena Noticia “para todos. Su vida se ve dirigida por la ley que mira al futuro, a su cumplimiento, a la esperanza. Su modelo, Cristo, es el Mesías, el pregonero de esta Buena Noticia. Y la Iglesia es el camino en el que todos tienen algo que decir.

 

ORACIÓN COLECTA

 Oh Dios, fuente de alegría, te pedimos que quienes nos reunimos en torno a Jesús, sepamos escuchar la buena nueva de salvación que nos das. Señor, que esta celebración de acción de gracias en el día santo en el que tu Palabra tiene su feliz cumplimiento, sea para nuestra vida fuente de energía. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

PRIMERA LECTURA: Neh 8:2-6, 6-8

La primera lectura nos recuerda la importancia dada por el pueblo de Israel al texto de la escritura. Pidamos que Dios nos regale una fe parecida para poder escuchar siempre la palabra de la Biblia como auténtica palabra de Dios.

 

SALMO RESPONSORIAL
R/ LAS ORDENANZAS DEL SEÑOR SON RECTAS, Y PARA EL CORAZÓN SON ALEGRÍA. 

 

  1. La ley del Señor es perfecta,
    Es remedio para el alma,
    Toda declaración del Señor es cierta
    Y da al sencillo la sabiduría. R/
     
  2. Las ordenanzas del Señor son rectas
    Y para el corazón son alegría.
    Los mandamientos del Señor son claros
    Y son luz para los ojos. R/
     
  3. El temor del Señor es un diamante,
    Que dura para siempre;
    Los juicios del Señor son verdad,
    Y todos por igual se verifican. R/

 

SEGUNDA LECTURA: 1Co 12:12-30

Para Dios no hay ninguna persona demasiado pequeña. Cada persona es importante para la construcción del Reino de Dios. San Pablo nos invita a mirar a nuestros hermanos con los mismos ojos con que mira Dios.

 

ALELUYA: Lc 4:18

Aleluya, aleluya.

El Señor me ha enviado a dar la Buena Noticia, a proclamar la liberación a los cautivos.

Aleluya.

 

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS: Lc 1:1-4; 4:14-21

Jesús es el Salvador. Es quien cura todas nuestras enfermedades, quien nos libera de todas nuestras cadenas. Nuestro trabajo es confiar en Él y poner en sus manos nuestra vida.

 

 

 

 

 

 

Oracion Sin Libro

 

Lo cuenta Anthony de Mello en uno de sus libros.

Un pobre campesino que regresaba del mercado a altas horas de la noche descubrió que no llevaba consigo el libro de oraciones. Se hallaba en medio del bosque y se le habría salido una rueda de la carreta. El pobre hombre estaba muy afligido pensando que aquella noche no podría recitar sus oraciones. Entonces se le ocurrió rezar así:

“He cometido una verdadera estupidez, Señor. He salido de casa esta mañana sin el libro de oraciones y tengo tan poca memoria que no soy capaz de recitar sin él una sola oración. De manera que voy a hacer una cosa: recitaré muy despacio cinco veces el alfabeto. Tu que conoces todas las oraciones puedes juntar las letras y formar las oraciones que yo soy incapaz de recordar”.

El Señor dijo a sus ángeles: “De todas las oraciones que he escuchado, ésta ha sido la mejor; ha brotado de un corazón sencillo y sincero.”

 

(Anthony de Mello) (Tomado de la hoja dominical)

 

 

1427180

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver