See other templates

 

Decimosexto Domingo Del Tiempo Ordinario

 

17 De Julio De 2022

 

La acogida, este es el tema de la liturgia de hoy. Abraham acoge hospitalario a los personajes desconocidos, y abre su vida al don que le ofrece el Señor. Martha y María acogen a Jesús, abren sus vivas al servicio y a la oración. Todo el que acoge la palabra de Dios siente la necesidad de anunciarla sin descanso para que todos lleguen a la madurez de la plenitud de Cristo.

 

ORACION COLECTA

 Oh Dios, fuente de la salvación, tú estás siempre a nuestro lado y no cesas de comunicarte con nosotros. Haz que hoy, reunidos como hijos tuyos, sepamos prestar oído atento a tu palabra. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

PRIMERA LECTURA: Gén 18:1-10

Abraham practica la virtud de la hospitalidad con sus hermanos y con Dios, presente en cada hermano necesitado. Y Dios nunca se deja ganar en generosidad.

 

SALMO RESPONSORIAL
R/ SEÑOR, ¿QUIÉN PUEDE HOSPEDARSE EN TU TIENDA?

 

  1. El que es irreprochable
    Y actúa con justicia,
    El que dice la verdad de corazón
    Y no forja calumnias.
     
  2. El que no daña a su hermano,
    Ni al prójimo molesta con agravios;
    El que menosprecia al criminal,
    Pero honra a los que temen al Señor.
     
  3. El que no presta dinero a interés
    Ni acepta sobornos
    Para perjudicar al inocente.
    Quien obra así jamás vacilará.

 

 

SEGUNDA LECTURA; Col 1:24-28

Pablo sufre, como Cristo, la persecución. El servicio pastoral no es para el un camino triunfalista, sino una lucha dolorosa y confiada por hacer del mundo en que vivimos el Reino deseado por Dios.

 

ALELUYA: Lc 8:15

Aleluya, aleluya.

Dichosos los que con un corazón noble y generoso guardan la Palabra de Dios y dan fruto perseverando.

Aleluya.

 

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS: Lc 10:38-42

Trabajar por Jesús sin dejar de escuchar su voz. Servirlo prestando siempre atención a su voluntad. He aquí la figura del auténtico discípulo de Jesús.

 

Marta Y María

 

Marta y María no son dos polos apuestos, sino dos actitudes de vida. El relato de estas dos hermanas vino a completar la parábola del domingo pasado, la del buen samaritano. El evangelio de hoy no quiere restar ninguna pizca a aquella actitud de fe hecha vida, de amor llevado a la práctica. La figura de María quiere subrayar otra actitud necesaria y complementaria de la del buen samaritano, llamado aquí Marta.

 

No pretende Jesús dar prioridad a la vida contemplativa sobra la vida activa. Marta y María no son dos signos conflictivos y excluyentes, sino dos modelos de vida cristiana que es preciso coordinar e integrar. Hay que saber escuchar quieta y sosegadamente la Palabra y hay que servir solícitamente a los demás. “Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica” (Lc 11:28). Toda acción que no sale del corazón enamorado de los hechos de Dios, es tan leve como toda oración que no sabe actuar por el bien de los hermanos.

Marta con el trajín, había perdido la libertad de su corazón y esa libertad es la mejor parte. Eso es lo que Jesús nos enseña…

 

Si una perla cae al polvo
Sigue siendo valiosa.

Si el polvo asciende al cielo,
Continúa sin valor.

(S. de Shiraz)

 

(Tomado de la hojita dominical)

 

 

 
 
1634203

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver