See other templates

 

Decimo octavo Domingo Del Tiempo Ordinario

 

31 De Julio De 2022

 

El mundo es una realidad pasajera y o conviene confiar en la realidad terrena. Es necesario, en cambio, pensar en las “cosas de arriba”, evitando todo aquello que pueda perjudicar la realización del hombre nuevo.

 

ORACION COLECTA

 Oh Dios, fuente de la alegría, en medio de los trabajos y del cansancio de la vida, tú eres quien nos da el descanso vivificante. Míranos reunidos buscando de ti la auténtica forma de vida y concédenos encontrar la alegría de vivir en Cristo. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

PRIMERA LECTURA: Ec 1:2; 2:21-23

 El mundo, la vida y las cosas pasan. Se trata de una experiencia cotidiana. Tener conciencia de la fragilidad del mundo y de su ambigüedad ayuda a orientar la vida por el verdadero camino.

 

SALMO RESPONSORIAL
R/ SI HOY OYEREIS LA VOZ DEL SEÑOR, NO ENDUREZCÁIS VUESTRO CORAZON. R/

 

  1. Venid, celebremos alegremente al Señor:
    Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salud.
    Lleguemos ante su acatamiento con alabanza
    Aclamémosle con cánticos.
     
  2. Suya también la mar, pues él la hizo;
    Y sus manos formaron la seca.
    Venid, adoremos y postrémonos;
    Arrodillémonos delate del Señor nuestro hacedor.
     
  3. Porque él es nuestro Dios;
    Nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano.
    No endurezcáis vuestro corazón como en Meribá,
    Como el día de Masá en el desierto.

 

SEGUNDA LECTURA: Col 3:1-5,9-11

 La segunda lectura es parte de una larga catequesis bautismal. Pablo enseña que el bautismo consiste en morir y resucitar con Cristo, luego exhorta al bautizado a cambiar de vida y buscar siempre los bienes del cielo y la voluntad de Dios. 

 

ALELUYA: Mt 5:3

Aleluya, aleluya.

 Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. 

Aleluya. 

 

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS: Lc 12:13-21

 La lectura evangélica de hoy recoge enseñanzas de Jesús relacionadas con los bienes de este mundo. Es necesario interesarse por lo bienes terrenos, pero cuidándonos de no caer en la avaricia y la idolatría del dinero.

 

Palabras De Una Madre

Algún día, cuando mis hijos sean suficientemente grandes para entender la lógica que motiva a las madres, les diré:

  • Te amé lo suficiente como para preguntarte a dónde ibas, con quién y a qué hora regresarías a casa…
  • Te amé lo suficiente como para insistir en que ahorraras dinero para comprarte una bicicleta aunque nosotros, tus padres, pudiéramos comprarte una…
  • Te amé lo suficiente como para callarme y dejarte descubrir que tu nuevo y mejor amigo era un patán…
  • Te amé lo suficiente como para fastidiarte y estar encima de ti, durante dos horas, mientras arreglabas tu cuarto, un trabajo que me hubiese tomado a mí solo 15 minutos…
  • Te amé lo suficiente como para dejarte ver mi ira, desilusión y lágrimas en mis ojos. Los hijos también deben entender que no somos perfectos…
  • Te amé lo suficiente como dejar que asumieras la responsabilidad de tus acciones, aunque los castigos eran tan duros que rompían mi corazón…
  • Pero sobre todo te amé lo suficiente como para decirte que NO cuando sabía que me ibas a odiar por ello…
  • Esas fueron las batallas más difíciles para mí… pero estoy contenta por haberlas ganado porque, al final, también las ganaste tú.
  • Y algún día, cuando tus hijos sean suficientemente grandes para entender a lógica que motiva a los padres, tú les dirás: “Te amé lo suficiente como para hacer todo lo que hice por ti”.

Antes de nada hay que conocer el fin hacia donde queremos dirigirnos para poder tomar la firme determinación de dirigirnos hacia él.

Confucio

 

 

 

 
1507509

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver