See other templates

 

La Natividad Del Señor

 

25 De Diciembre De 2022

 

La misa de hoy nos acerca a lo profundo del misterio. La encarnación tiene una misión universal, con beneficios que no se restringen a un solo pueblo. Pablo nos anuncia las etapas de la salvación que llegan hasta la Palabra de Dios.

 

ORACION COLECTA

Oh Dios, que de modo admirable has creado al hombre a tu imagen y semejanza y de un modo más admirable todavía elevaste su condición por Jesucristo; concédenos compartir la vida divina de aquel que hoy se ha dignado compartir con el hombre la condición humana. Por Jesucristo nuestro Señor


PRIMERA LECTURA: Is 52, 7-10

Isaías profetiza el comienzo de un nuevo mundo. Un mundo en el que reina la verdad, alegría y compasión. Meditemos su palabra y pidamos la gracia para cooperar en la realización de este reino que ha comenzado con el nacimiento de Cristo.


SALMO RESPONSORIAL
R/ LOS CONFINES DE LA TIERRA HAN COMTEMPLADO LA VICTORIA DE NUESTRO DIOS.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
Porque ha hecho maravillas.
Su diestra le ha dado la victoria,
Su santo brazo, el Señor da a conocer su victoria,
Revela a las naciones su justicia:
Se acordó de su misericordia y su fidelidad
En favor de la casa de Israel.

Los confines de la tierra han contemplado,
La victoria de nuestro Dios.
Aclama Señor tierra entera,
Gritad, vitoread, tocad.


SEGUNDA LECTURA: Hb 1, 1-6

El nacimiento de Cristo es el comienzo del Reino de Dios. Meditemos cómo es que el mismo Dios se nos ha dado a conocer por medio de su amado Hijo, que sepamos verlo ahora nacido en nuestras realidades concretas.


ALELUYA

Aleluya, aleluya.
Nos ha amanecido un día sagrado: venid, naciones, adorad al Señor, porque hoy una gran luz ha bajado a la tierra.
Aleluya, aleluya.


EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN: Jn 1, 1-18

También hoy Jesús se manifiesta humildemente en medio de la noche del mundo. También hoy nace para salvarnos. Meditemos con gran admiración lo que el apóstol san Juan nos relata, cómo fue tan grande el amor de Dios hacia los hombres que debemos ser hijos de la luz, que es Cristo mismo.

 

 

¡Alegrate! ¡La Promes Se Cumplió!

 

¡Alégrate, zagala! ¡Alégrate, pastor!
¡Ha nacido Jesús, nuestro Redentor!
Ha nacido Jesús, qué pena, en un establo.
Sin más luz que su luz,
Sin más sol que sus manos.

Sin más luz que sus ojos,
Nació el Crucificado,
Nació el Rey de la Paz,
Nació el Cordero Blanco.

Igual los pastores que los Reyes Magos
Doblan su rodilla y beben cantando.

Y beben la paz de sus ojos claros.
El frío no quiere entrar al establo.
Gloria Fuentes.
 

 

(aaaaa). 

 

 

 
1699977

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver