See other templates

 

Fiesta De La Sagrada Familia

30 De Diciembre De 2018

TEXTOS BIBLICOS PARA LA LITURGIA EUCARÍSTICA

Cristo ha nacido en este mundo. La liturgia de hoy quiere que nazca en cada familia, en cada uno de nosotros, como nacido en la Sagrada Familia. El amor que Dios os tiene y que nace por su intervención siempre amorosa, nos invita a ir encontrándonos a nosotros mismos en el ambiente de la familia, en el ambiente de la sociedad. Respetándonos y ayudándonos mutuamente podremos ir encontrando y disfrutando las huellas del amor de Dios.

 

ORACION

Dios, Padre nuestro, que has propuesto a la Sagrada Familia como maravilloso ejemplo a los ojos de tu pueblo, concédenos, te rogamos, que, imitando sus virtudes domésticas y su unión en el amor, lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


PRIMERA LECTURA: 1 Sam 1:20-22,24-28

La primera lectura nos habla del nacimiento del profeta Samuel, Pidamos al Señor que escuche nuestras oraciones y nos siga enviando buenos pastores que nos muestren el camino que conduce a Dios.


SALMO RESPONSORIAL: Sal 84:2-3, 6-7, 8-9

R/ DICHOSOS LOS QUE VIVEN EN TU CASA, SEÑOR

  1. ¡Qué amables son tus moradas, Señor!
    Mi alma suspira y hasta languidece
    Por los atrios del Señor;
    Mi corazón y mi carne gritan de alegría
    Al Dios que vie. R/
     
  2. Felices los que habitan en tu casa,
    Se quedarán allí para alabarte
    Dichosos los hombres cuya fuerza eres tú
    Y que gustan de subir hasta ti. R/
     
  3. ¡Oh Señor, mi Dios, escucha mi plegaria,
    Oye con atención, Dios de Jacob!
    Mira, oh Dios, nuestro escudo,
    Contempla la cara de tu ungido. R/


SEGUNDA LECTURA: 1 Jn 3:1-2,21-24

San Juan se admira del amor que Dios tiene y nos invita a poner toda nuestra confianza en su bondad. Ni los problemas ni los pecados son más poderosos que el cariño de Dios hacia sus hijos.

 

Aclamación al Evangelio Hch 16:14

Aleluya, Aleluya.

Que la paz de Cristo reine en sus corazones; que la palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza.

Aleluya.


EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS Lc 2:41-52

San Lucas nos trae la historia de la pérdida y hallazgo de Jesús en el Templo. La obediencia de Jesús al Padre y la dificultad de José y María para entender lo sucedido pueden ayudarnos a nosotros en nuestro intento de llegar a ser buenos discípulos del Señor.


30 De Diciembre: Sagrada Familia
Tema: Hay Que Buscarlo Para Encontrarlo

Podemos resaltar en este versículo la importancia, y la responsabilidad religiosa, que como buenos judíos María y José, tenían el hecho de que iban cada ano a la pascua a Jerusalén, manifiesta una religiosidad muy profunda. Así como ellos nosotros también podemos ser responsables yendo a misa todos los domingos por ejemplo.

Esta costumbre judía al igual que todas las costumbre las cumplía su padre y de manera especial esta costumbre donde al niño le faltaba solo un año para ser admitido como judío adulto, podemos resaltar en este versículo el interés o preocupación de los padres por ir instruyendo al niño en su religión, al igual nuestros padres actualmente que se preocupan por ensenarles la religión a sus hijos.

¿Porque Jesús se quedó en Jerusalén sin que supieran sus padres? Podríamos decir que quizá le impresiono tanto la ciudad que decidió quedarse, o tal vez que era muy desobediente. Podríamos pensar varias cosas pero lo que Jesús tiene muy presente es realizar la voluntad del padre, quizá por eso se quedó.

Al no ver que iba con ellos lo buscaron, como todo padre al no saber que su hijo no va con él o está perdido. Lo buscan y es un búsqueda que dura varios días, seguramente María y José se preocuparon mucho y decidieron regresar a Jerusalén, quizá tenían un presentimiento de que se había quedado ahí, esto nos dice que era una familia muy unida, no querían estar separados y como familia unida supieron cómo superar esta dificultad.

Esta búsqueda quizá angustiosa se prolongó durante tres días, podemos reflexionar en el amor tan grande que como familia unida se temían no les importaron los días, lo que más importaba era estar unidos como familia. Al encontrar sentado a Jesús en el templo como uno de los doctores de la ley, manifiesta la potestad de Jesús como maestro aunque era un niño, esta facultad que se desarrollara en su vida pública, y el maestro que interroga, que escucha, ¿Que les preguntaba? O ¿Que escuchaba Jesús de ellos?

Jesús en sus palabras de vida sorprende hasta los que ya se creían doctores, y se entiende, porque como un niño de doce años les va a ensenar a ellos, era el mismo Dios quien estaba presente entre ellos, por esa razón quedaban sorprendidos de las palabras de verdad que salían de la boca de Jesús.

Al fin la búsqueda termina, la angustia de los padres ha llegado a su fin. Podemos imaginar que esa fue la primera separación de Jesús. La virgen María queda sorprendida también ya no asustada o angustiada, sino sorprendida al recordar que el hijo que tenía era hijo de Dios, podría parecer reclamo el hecho de que le preguntaran a Jesús porque les hizo eso, porque se había perdido, quizá ellos no tenían la menor idea de lo que hacía Jesús en ese lugar.

El asunto del que nos habla Jesús y les contesta, es el anuncio de un Dios padre, amoroso, desde pequeño el siente la obligación de predicarlo, incluso a los más doctos de ese tiempo y es que la evangelización que Jesús realiza es para todos, no importa las clases sociales ni lo bien preparados que estén.

A Ellos seguramente les preocuparon más en donde estaría mas que es lo que estaba haciendo, sin duda por eso no comprendieron el mensaje que Jesús les dirigió. Tal vez nosotros no comprendemos a Dios pero hay que buscarlo para encontrarlo, eso es lo más importante.

Vemos a Jesús como el Hijo obediente que crecía en casa de Nazaret, el hijo que no se apartó de sus padres y que incluso trabajaba con ellos. María meditaba estas cosas en su corazón, esas cosas que no las comprendía pero sabía que eran de Dios.

Detengamos por más tiempo nuestra mirada en María. Una madre que ha cuidado durante 12 años a su hijo y ahora su hijo le sale con esta respuesta tan desconcertante. Son los riesgos de una madre. A más amor por el hogar más sacrificios que debe afrontar.


¡Padre que estás en los cielos!


Tú eres mi creador, me acoges a través de Jesús tu Hijo, me guías con tu Espíritu Santo.

Abre mi mente para que pueda comprender el sentido de la vida que me has dado,
el proyecto que tienes sobre mí y sobre los que has puesto a mi lado.
Inflama mi corazón para que pueda adherirme con gozo y entusiasmo a tu revelación.
Refuerza mi débil voluntad, hazla disponible para unirse a los otros para cumplir juntos tu voluntad
y así hacer del mundo como una familia, más semejante a tu imagen.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.  

Amén.  

 

354280

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver