See other templates

 

El Bautismo Del Señor

13 de enero de 2019

TEXTOS BIBLICOS PARA LA LITURGIA EUCARÍSTICA

El bautismo de Jesús es el fin a una vida silenciosa en Nazaret y el inicio de su actividad misionera. En la liturgia es también el final del ciclo de Navidad. En el bautismo de Jesús se oyó la palabra del Padre presagio de esa vida de la que nos habla el profeta y que hará vida para todos los pueblos y naciones tras su comienzo en Israel.

 

ORACION

Dios todopoderoso y eterno, que en el bautismo de Cristo, en el Jordán, quisiste revelar solemnemente que él era tu Hijo amado enviándole tu Espíritu Santo, concede a tus hijos de adopción, renacidos por el agua y el Espíritu Santo, perseverar siempre en tu benevolencia. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


PRIMERA LECTURA: Is 40:1-5, 9-11

Con solemnidad, una voz anónima proclama el consuelo de parte del Señor. La misma voz pide al profeta que también él grite y pregone la perenne vitalidad de la palabra de Dios y su mensaje de salvación.


SALMO RESPONSORIAL: Sal 104

R/ BENDICE, AL SEÑOR, ALMA MIA

Bendice al Señor, alma mía:
Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
Te vistes de belleza y majestad,
La luz te envuelve como un manto. R/

Por encima de las aguas construyes tu morada.
Las nubes son tu carro;
Los vientos, tus alas y mensajeros;
Y tus servidoras, las ardientes llamas. R/

¡Que numerosas son tus obras, Señor,
Y todas las hiciste con maestría!
La tierra está llena de tus creaturas.
Y tu mar, enorme a lo largo y a lo ancho,
Está lleno de animales pequeños y grandes. R/


SEGUNDA LECTURA: Tit 2:11-14 y 3:4-7

Pablo nos explica el propósito de la manifestación de la gracia de Dios. Dice que ésta “se ha manifestado para la salvación a todos los hombres”, y agrega, cómo es que se lleva a cabo dicha bendición gloriosa.


Aclamación al Evangelio Lc 3:16

Aleluya, Aleluya.
Respondió Juan a todos, diciendo: “Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo. El os bautizará en Espíritu Santo y fuego”.
Aleluya.


EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS Lc 3:15-16, 21-22

Ser bautizados es comenzar a vivir como hijos amados de Dios. Es Jesús quien con su vida y muerte nos hizo miembros de la familia divina.

13 De Enero: Bautismo Del Señor
Tema: Pasar De Ser Solitarios A Ser Solidarios

El Bautismo de Jesús en el río Jordán a manos de Juan Bautista, nos convierte y hace pasar de ser solitarios, a ser solidarios con Jesús y con todas las personas también. Me explico.

Antes del bautismo de Jesús y del nuestro, estábamos encerrados en la soledad del pecado original. Pero cuando Jesús se hizo bautizar y purificó las aguas del Jordán y de todas las aguas bautismales, nos hizo solidarios con él y con todos los demás bautizados. Bien dijo S. Cirilo de Jerusalén: “Para Jesús, el bautismo fue la “entrada” en el mundo sucio del pecado, y para nosotros el bautismo es la “salida” de ese mundo oscuro del pecado. Pero entrada o salida, nos encontramos juntos en el agua que Jesús purifica”.

El bautismo, gracia recibida, tiene que ser “manifestado” con una fe consciente, madura, que salga afuera con claridad. Tenemos que manifestar quiénes somos, con nuestro modo de vivir como cristianos.

El Espíritu Santo desciende sobre Jesús en forma de “paloma”. Es la paloma de la paz, de la renovación, que recuerda a la paloma tras el diluvio. También tenemos otros símbolos del Espíritu Santo en el “fuego”, en el “agua viva”, en el “viento”...El Papa Benedicto XVI escribió que la “paloma” que aparece al rasgarse los cielos, es como la “sonrisa” de Dios Padre que aparece entre las nubes diciendo que Jesús es su “Siervo elegido, en quien ha puesto todas sus complacencias”.

San Gregorio Nacianceno (329-389) en una homilía sobre el Bautismo de Jesús dijo:

“Cristo se revela, dejémonos iluminar con Él; Cristo se hace bautizar, descendamos al mismo tiempo que Él para ascender con Él. Juan está bautizando, y Cristo se acerca, tal vez para santificar al mismo tiempo a aquel por quien va a ser bautizado y para sepultar en las aguas al viejo Adán santificando el Jordán antes que a nosotros y por nuestra causa. Jesús, tras sumergirse, asciende de las aguas. En efecto, lleva con Él al mundo y lo hace subir con Él. “Se rasgan lso cielos y se abren: Adán había hecho que se cerraran para sí y para su descendencia, del mismo modo que se había cerrado el paraíso con la espada de fuego. También el Espíritu Santo da testimonio de la divinidad acudiendo a favor de quien es su semejante. Y la voz desciende del cielo, pues allí se encontraba Aquel de quien se había dado testimonio. Nada hay que agrade tanto a Dios como el arrepentimiento y la salvación del hombre, en cuyo beneficio se han pronunciado todas las palabras y revelado todos los misterios. Sed como fuentes de luz en el mundo, para que os convirtáis en una fuerza vivificadora para todos los hombres. Sed como lumbreras perfectas que siguen a la gran Luz, sed iluminados con pureza y claridad por la Trinidad”.

Quiero terminar con un soneto del sacerdote y poeta granadino Aureliano García Tello (nacido en 1927, aún vive) titulado:


Epifanía En El Jordán

Ábrese el cielo y Dios entra a raudales,
se espeja Dios en el cristal del río;
siente el fatuo, mordiente escalofrío,
a los humildes les hablan las señales.

A compartir el día y noche sales,
la pobreza, el amor, el señorío;
la dulcedumbre de tu poderío
alivia a los humanos de sus males.

Que me penetre tu agua redentora
abriéndose mi carne, como el cielo
miróse en el Jordán. Radiante día

en el suelo de mi alma pecadora.
La paloma aletea raudo el vuelo
Tú eres Soplo de Luz y Epifanía.

j.v.c.

 

 
354296

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver