See other templates

 

 Madre de Dios, Madre nuestra, guíanos a la paz

 

 

Mientras todos se maravillan de lo que los patores cuentan, María, silenciosa y meditativa, guarda y madura en su corazón las enseñanzas de Dios

Bendito el que viene en nombre del Señor, bendito el reino que viene de nuestro padre David

Permaneced en mí y yo en vosotros, dice el Señor, el que permanece en mí da fruto abundante.

Estad en vela y preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre

Uno solo es vuestro Padre, el del cielo; uno solo es vuestro Maestro, Cristo.

Brilláis como lumbreras del mundo, mostrando una razón para vivir.

El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine los ojos de nuestro corazón para conocer cuál es la esperanza a la que nos llama.

Soy yo quien os he elegido, para que vayáis y deis fruto, dice el Señor

Mis ovejas oyen mi voz, dice el Señor, yo la conozco y ellas me siguen.

Abre, Señor, nuestro corazón, para que comprendamos las palabras de tu Hijo.

Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, y a nosotros nos ha confiado el mensaje de la reconciliación.

El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine los ojos de nuestro corazón, para conocer cuál es la esperanza a la que nos llama

Jesús predicaba el Evangelio del Reino, curando las enfermedades del pueblo

María ha sido llevada al cielo, se alegrara el ejecito de los ángeles. Aleluya

Mi alma espera en el Señor, espera en su palabra.

El mensaje de la montaña sagrada

Te doy gracias, Padre, porque has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla

Te doy gracias, Padre, porque has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla.

La semilla es la Palabra de Dios. El sembrador es Cristo. Quien la encuentra, vive para siempre

En este domingo, en el evangelio, Jesús empieza alabando a Dios Padre

El Espíritu de la Verdad dará testimonio de mí, dice el Señor y también vosotros daréis testimonio.

El Espíritu de la Verdad dará testimonio de mí, dice el Señor y también vosotros daréis testimonio.

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo –dice el Señor-, quien coma de este pan vivirá para siempre

Dios ama al mundo, y por eso envía a su único Hijo

Id y haced discípulos de todos los pueblos, dice el Señor. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos la llama de tu amor

Si alguno me ama guardará mi palabra – dice el Señor -, y mi Padre o amará y vendremos a él

Yo soy el camino la verdad y la vida – dice el Señor- Nadie va al Padre, sino por mí.

Jesús, en la imagen del pastor, se presenta como el auténtico guía del hombre

Nos preside, brillante, el cirio que ayer noche se encendió. Es un símbolo de Jesús vivo.

Domingo de Resurrección

Pidamos la gracia de vivir como lo hizo Jesús.

Domingo de Ramos

 

Si crees, verás la gloria de Dios

Quinto Domingo De Cuaresma

 

Todo el que pone su confianza en la Palabra de Jesús ve, y ve hasta las últimas consecuencias

Cuarto Domingo De Cuaresma

 

Este domingo de Cuaresma se centra en “la sed de Jesús”. Pero sed no de agua sino de almas, de cada uno de nosotros.

Tercer Domingo De Cuaresma

 

La llamada a Abram nos recuerda la primera vocación de la historia de la salvación. El Evangelio, a la mision de Jesús, y san Pablo nos habla de la llamada a todo Cristiano en la persona de Timoteo. La reunión eucarística debe servirnos para darnos cuenta de esa llamada y para vivir de acuerdo a ella.

Segundo Domingo De Cuaresma

Las tres tentaciones en el desierto, aunque se formulen de modo diferente, tienen una misma finalidad: hacer que Jesús deje de confiar en Dios Padre. Los cristianos de todos los tiempos podemos ver reflejada nuestra propia experiencia de tentación en este relato evangélico

Liturgia y Reflexiones sobre el Evangelio

El sermón de la montaña, la carta magna del evangelio de Jesús, nos ofrece un sabor predominante de confianza en Dios cuando nos habla del no estar preocupados del comer y del vestir. Dios, como una madre, lo conoce todo. Es decir que aunque una madre olvidara a su hijo Dios nunca lo haría. Esta confianza en Dios la tenemos por Cristo

Liturgia y Reflexiones sobre el Evangelio

549318

Otros Artículos

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver