See other templates

 

Cuarto Domingo De Cuaresma

 

10 De Marzo De 2024

 

Jesús vino para salvar, no para condenar. Y su historia es historia de salvación. El pueblo de Dios, desterrado por sus debilidades, es liberado por Ciro, rey de los persas. Éramos esclavos por el pecado, y gratuitamente se nos concede el perdón por medio de Jesús. Pero este deseo de salvación necesita que el hombre busque y quiera la luz y no las tinieblas.

 

ORACION COLECTA

Oh Dios, fuente de toda gracia que, en la muerte de Jesús en la cruz, nos mostraste tu amor a todos los hombres, haz que, poniendo nuestra esperanza en Cristo, luz de salvación, podamos vivir con fe firme nuestra vida. Por nuestro Señor Jesucristo

 

PRIMERA LECTURA: 2 Cró 36,14-16, 19-23

En el camino de la salvación del pueblo de Israel no todos fueron momentos de fidelidad: también los hubo de enfrentamiento y división. El Señor los castiga, pero continúa amándolos y esperando.

 

SALMO RESPONSORIAL
R/ QUE SE ME PEGUE LA LENGUA AL PALADAR SI NO ME ACUERDO DE TI.

Al borde de los canales que pasan por Babilonia,
Nos sentábamos llorando al recordar a Sion.
En los sauces, que allí crecen,
Habíamos colgado nuestras arpas.

Fue entonces cuando nuestros vencedores,
Nos pedían canciones,
Y nuestros opresores un canto de alegría.
¡Cántenos, nos decían, un cántico de Sion!
¿Cómo íbamos a cantar canciones del Señor
En un suelo extranjero?

Si me olvido de ti, Jerusalén
Que mi mano se olvide de servirme.
Que mi lengua se pegue al paladar
Si de ti no me acuerdo,
O si Jerusalén no es para mí mi mayor alegría.


SEGUNDA LECTURA: Ef 2,4-10

Amar a Dios no es sino la respuesta al cariño que Él nos ha tenido primero. Amar a Dios es una gracia y no una tarea por la cual merezcamos alguna recompensa o de la cual podamos enorgullecernos.

 

VERSÍCULO

Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único.
Todo el que cree en Él, tiene vida eterna.


EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN: Jn 3, 14-21

La cruz es la prueba más grande del amor y de la paciencia que Dios nos tiene. La cruz de Jesús nos cura del egoísmo, de la soberbia, nos libera de la oscuridad de una vida vivida sin amor.

 

Himno

 

Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú.

Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú.

Donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú.

Sé el que apartó del camino la piedra, el odio de los corazones y las dificultades del problema.

Hay la alegría de ser sano y justo, pero hay, sobre todo, la inmensa alegría de servir.

Qué triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho.

Si no hubiera un rosal que plantar una empresa que emprender.

No caigas en el error de que sólo se hacen méritos con los grandes trabajos.

Hay pequeños servicios: poner una mesa, ordenar unos libros, peinar una niña.

El servir no es una faena de seres inferiores.

Dios, que es el fruto y la luz, sirve.

Y te pregunta cada día: ¿Serviste hoy?

 

Gabriela Mistral

 

 

 
002169699

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver