See other templates

 

Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos

Si alguno me ama guardará mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él

Nuestro Salvador Jesucristo destruyó la muerte, y por medio del Evangelio sacó a la luz la vida

El Hijo del hombre ha venido para servir y dar su vida en rescate por todos.

Dichoso los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor ha llegado en nosotros, y su amor ha llegado en nosotros su plenitud.

Tu palabra, Señor, es la verdad. Santifícanos en la verdad

Dios nos llamó por medio del Evangelio, para que sea nuestra la gloria de nuestro Señor Jesucristo

Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz del Señor, en la cual el mundo está crucificado para mí, y yo para el mundo

Jesús predicaba el Evangelio del Reino, curando las enfermedades del pueblo

El Padre por propia iniciativa, con la palabra de la verdad nos engendró, para que seamos como primicia de sus criaturas.

Tus palabras Señor, son espíritu y vida. Tú tienes palabras de vida eterna.

El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él, dice el Señor.

Yo soy el Pan vivo bajado del cielo, dice el Señor; el que come de este pan vivirá para siempre.

No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Un gran Profeta ha surgido entre nosotros, Dios ha visitado a su pueblo

204894
Volver