See other templates

 

Quinto Domingo De Cuaresma

 

17 De Marzo De 2024

 

La muerte, principio de Vida; éste es el misterio de Cristo. La liturgia de hoy se centra en él. El profeta anuncia una nueva alianza, que es la que Jesús instaura. La alianza pide amor a servicio y es el mismo Cristo el que sufriendo, se convierte en el autor de la salvación.

 

ORACION COLECTA

Oh Dios, padre nuestro, tu Hijo Jesús, llevando al extremo el amor y la obediencia, recorrió voluntariamente, por la salvación de todos, el camino de la pasión. Que también nosotros, confiando en ti, caminemos sin miedos el camino de Jesús. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

PRIMERA LECTURA: Jer 31,31-34


El profeta Jeremías nos invita a mirar hacia el futuro confiados en la misericordia de Dios y nos anuncia lo que celebraremos en la Pascua: la victoria del amor de Dios sobre nuestros límites y pecados.

 

SALMO RESPONSORIAL
R/ OH DIOS, CREA EN MI UN CORAZON PURO.


Piedad de mí, oh Señor, por tu bondad,
Por tu gran corazón, borra mi culpa.
Que mi alma quede limpia de malicia,
Purifícame tú de mi pecado.

Crea en mí, oh Dios, un corazón puro,
En espíritu firme pon en mí.
No me rechaces lejos de tu rostro,
Ni apartes de mí tu santo espíritu.

Dame tu salvación que regocija,
Mantén en mí un alma generosa.
Indicaré el camino a los desviados,
A ti se volverán los descarriados.


SEGUNDA LECTURA: Hb 5,7-9

Cristo oró con lágrimas para que, si fuera posible, se le ahorrara aquella muerte en plena juventud, pero, a la vez, fua capaz de dejar su suerte en las manos de Dios y confiar en sus caminos.

 

ACLAMACION AL EVANGELIO

“Les aseguro que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo: pero si muere, da mucho fruto”.


EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN: Jn 12,20-33

Jesús nos enseña que para el cristiano la cruz y la gloria no son dos cosas separadas. Es imposible servir a los demás sin sufrir. Pero es imposible también sufrir sin participar en la resurrección y en la gloria que Dios da a los que hacen su voluntad.

 


¿Puedes Darme Alguna Cosa?

 

Es uno de mis mejores recuerdos de la clase de literatura. Nuestro profesor sabía darnos aquello que, sin pedirlo sabía que queríamos. Por lo menos eso me parecía a mí: siempre nos leía lo que yo hubiese querido leer. Un día nos leyó algo de Tagore, un Premio Nobel de Literatura indio. Lo recuerdo muy bien; nos leía que... pero mejor lo leéis vosotros con las mismas palabras de Tagore:


"Iba yo pidiendo, de puerta en puerta, cuando tu carro de oro apareció a lo lejos, como un sueño magnífico. Y yo me preguntaba, maravillado, quién sería aquel Rey de reyes.


Pensé que mis días malos se acabaron, y me quedé aguardando limosnas. La carroza se paró a mi lado. Me miraste y bajaste sonriendo. Sentí que al fin me había llegado la felicidad de la vida. Y de pronto tú me tendiste tu diestra diciéndome: '¿Puedes darme alguna cosa?'


¡Ah, qué ocurrencia la de tu realeza! ¡Pedirle a un mendigo! Yo estaba confuso y no sabía qué hacer. Luego saqué despacio de mi saco un granito de trigo, y te lo di.


Pero qué sorpresa la mía cuando, al vaciar por la tarde mi saco en el suelo, encontré un granito de oro en la miseria del montón. ¡Qué amargamente lloré por no haber tenido corazón para dártelo todo!"

 

 

 

R. Tagore 

 

 

 
002169739

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver