See other templates

 

Domingo Segundo De Pascua (Divina Misericordia)

 

7 De Abril De 2024

 

La Pascua es verdadera Pascua cuando engendra comunión. Comienza por los discípulos que vencen el miedo y la incredulidad, para crear una comunidad en que se da testimonio de hermandad. El abrirse a los demás por la fe es señal segura del amor a Dios.

 

ORACION COLECTA

Dios de misericordia infinita, que reanimas la fe de tu pueblo con el retorno anual de las fiestas pascuales, acrecienta en nosotros los dones de tu gracia, para que comprendamos mejor la inestable riqueza del bautismo que nos ha purificado, del espíritu que nos ha hecho renacer y de la sangre que nos ha redimido. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

PRIMERA LECTURA: Hch 4,32-35

La señal que muestra con mayor claridad nuestra fe en la resurrección de Jesús es la decisión de vivir como Él lo hizo.

SALMO RESPONSORIAL
R/ DAD GRACIAS AL SEÑOR PORQUE ES BUENO, PORQUE ES ETERNA SU MISERICORDIA

Que lo diga Israel
¡su bondad es para siempre!
Que lo diga la casa de Aarón:
isu bondad es para siempre!
Que lo digan los que temen al Señor:
jsu bondad es para siempre! R/

"La diestra del Señor lo ha enaltecido,
la diestra del Señor hizo proezas!"
No, no moriré, sino que viviré
y contaré las obras del Señor.
El Señor me corrigió mucho,
pero no me entregó a la muerte. RI

La piedra rechazada por los maestros
pasó a ser la piedra principal;
ésta fue la obra del Señor
no podían creerlo nuestros ojos.
¡Este es el día que ha hecho el Señor,
gocemos y alegrémonos en él! R/

 

SEGUNDA LECTURA: 1 Jn 5,1-6

Amar a Dios es cumplir sus mandatos, vivir como vivió Jesús: obedeciendo siempre la voluntad del Padre y sabiendo que hacer el bien es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

 

ALELUYA

Aleluya, aleluya.
Porque me has visto, Tomás, has creído. Paz a vosotros. Dichosos los que creen sin haber visto.
Aleluya, aleluya.

 

EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN: Jn 20,19-31

Santo Tomás nos recuerda lo difícil que es creer en la resurrección de Jesús cuando todo a nuestro alrededor nos habla de fracaso y de muerte. Pero también nos muestra el remedio contra la incredulidad: reconocer nuestra debilidad y dejarnos curar por el Señor.

 

 

La Sal De La Infancia

 

Recuerdo un cuento que de niño oí contar;
cómo Perú y Marichu levantaron una casa de sal.
Cómo del cielo en lluvia el agua, se fue el hogar;
lo arrastró derretido por la tierra y lo más se fue al mar.

Los cuentos de la infancia dejan siempre su sal;
el agua de los años nos los lleva del olvido a la mar,
pero queda del alma en el fondo, queda el solar
salado para siempre con el jugo de aquella dulce edad.
Si la sal de su infancia pierde el alma ¿quién nos la salará?


 

(Miguel de Unamuno)

 

 

 
002212537

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver