See other templates

 

Jesús quiere estar a nuestro lado 

(Juan, 14;15 a 21)

El sentimiento de querer estar junto a una persona es una prueba de amor. Jesús, que dijo en numerosas ocasiones que quería estar con nosotros, nos muestra claramente el misterio de su amor. Recordemos algunas de las palabras que dijo:

 

“El verbo se hizo carne y habitó entre nosotros.” (Juan, 1:14). Convirtiéndose en un ser humano más quería estar con nosotros. No pretendía convertirse en hombre solo para saludarnos y luego… ¡Hala! ¡A casa! No. Quiso permanecer con nosotros y montó un campamento y se sentó tranquilamente en medio de nosotros. Cuando regresó al Cielo, subió como hombre hacia la dimensión infinita, sin convertirse en luz o música o nada por el estilo. “Yo estoy con vosotros siempre” (Juan, 14:16), “Yo estaré con vosotros todos los días hasta la consumación de los siglos.” (Mateo, 28:20)


No solamente está con nosotros, sino que está dentro de nosotros y nosotros también estamos dentro de Él. “Vosotros estáis en mi interior y yo habito en vosotros.”


Dijo también que incluso después de nuestra muerte, quería estar con nosotros. “Voy a prepararos un lugar para vosotros y cuando esté listo, volveré para recibiros. De esta manera, vosotros también estaréis en el mismo lugar que yo.”


Nos dijo una y otra vez que quería estar con nosotros, manifestando Su amor. Convirtámonos en personas que deseen estar con Jesús.


Si queremos estar con Él, la manera más adecuada es rezar y amar. Cuando rezamos, somos más conscientes de que Él está con nosotros y nos amamos mutuamente.


Jesús dice: “Lo que hiciste a esa persona me lo hiciste a mí.” (Mateo, 25:40), cuando ve nuestros actos con las personas, y acepta nuestros actos de amor con alegría.


Creamos firmemente, sintamos con fuerza y agradezcamos profundamente el amor de Jesús y aceptémoslo con humildad.

 

J. Garralda 

Traducido del original en japonés 
 

 

 

 

704592

Otros Artículos

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver