See other templates

 

Saludo del Arzobispo a los laicos
de la Iglesia de San Ignacio, con ocasión del 20 aniversario de la nueva edificación

A todos los láicos de la iglesia de S. Ignacio:

 

Me he enterado de que ya han pasado 20 años desde que edificaron la nueva iglesia. ¡Feliz aniversario!

La iglesia de Koji-machi está ubicada en un sitio inmejorable. Gracias a la colaboración de los jesuitas de la universidad de Sophia que está justo al lado, se ha convertido en una parroquia muy grande y sin duda seguirá creciendo.

Concelebrando el 20 aniversario, doy las gracias, no solamente a los jesuitas dedicados al servicio pastoral, sino también a nuestros queridos hermanos laicos.

Nuestra misión principal como cristianos es anunciar La Buena Noticia a cuantos más podamos. Profundizar la fe de uno mismo es muy importante, pero no debemos olvidar acatar las órdenes expresas del mismísimo Jesucristo resucitado de evangelizar.

La archidiócesis de Tokio, es la archidiócesis que contiene más laicos en todo el país y la parroquia de Koji-machi (S. Ignacio) es una de las parroquias más grandes. No obstante, somos minoría en la sociedad japonesa. No es fácil la tarea de evangelizar. Pero nosotros debemos cumplir el mandamiento de difundir el evangelio a pesar de las dificultades.

No se trata de cumplir el mandato evangelizador, solo. Nuestra iglesia es una comunidad. Nosotros estamos unidos por ser el pueblo de Dios. Por tanto debemos cumplir esa orden como comunidad.

El Papa Francisco dice en “La alegría del Evangelio”, que Dios no nos llama individualmente, sino como un pueblo. Nadie se salva solo (P. 113). La base de nuestra fe es vivir en comunidad, ayudándonos mutuamente y tomar el camino hacia la Salvación.

El Papa Francisco dice también en “La alegría del Evangelio” que “Ser iglesia es formar parte del pueblo que obedece a los planes de amor del Padre. La iglesia es el tipo de pan en la humanidad (P. 114)”, señalando la importancia que tiene el papel de la comunidad eclesiástica en la evangelización.

Uno de mis principios es “la unión en la variedad”. La razón de que eso es una de mis principios es que no quiero construir un grupo de amigos. Cada uno tiene un papel que debe llevar a cabo en la comunidad, y para cumplir nuestra misión no debemos permitir que nadie sea borrado u olvidado.

Por supuesto que no hace falta que todos hagan lo mismo. Cada uno debe vivir la fe con los respectivos dones que ha recibido. Algunos cumplen esa misión en las actividades de la sociedad y otros la cumplen en silencio, en la oración. Pero debemos hacerlo conscientes de que esa misión no es para uno mismo sino para todos los hijos de Dios. Es necesario también respetar el papel que está llevando a cabo cada uno.

Seamos conscientes del hecho de que no debemos quedarnos enmarcados en la parroquia, sino sentirse parte de la comunidad evangelizadora, parte de la comunidad de la iglesia universal.

Mientras no haya unidad como comunidad, no obtendremos el resultado que deberíamos conseguir en la evangelización. Contemplemos y discernamos unidos, para saber en qué dirección nos está llevando el Espíritu Santo.

Reflexionemos nuestra fe aprovechando que es el 20 aniversario de la iglesia. Ahora es el momento para reflexionar acerca de la postura que debemos tomar cuando queremos vivir la fe. Estamos invitados a dar testimonio en cualquier circunstancia con nuestras palabras y obras. Hagamos que siga creciendo esta comunidad eclesiástica como una señal de unión de la humanidad en comunión con Dios.

Que la parroquia de S. Ignacio sea un sitio abierto, donde todos puedan hallar la paz.

 

Celebramos el 20 aniversario y pido la bendición del Padre sobre todos los hermanos de la iglesia de S. Ignacio.

 

9 de junio de 2019.

 

 

Obispo Tarsicio Isao Kikuchi.

 

 

 
 
427152

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver