See other templates

 

Vigésimo Sexto Domingo
Del Tiempo Ordinario

30 de Septiembre de 2018

TEXTOS BIBLICOS PARA LA LITURGIA EUCARÍSTICA

El Espíritu del Señor no se limita a personas e instituciones. Con Moisés colaboran los ancianos, y Moisés se alegra. Jesús nos dice que todo el que no está contra él, está con él. También Santiago nos da la pauta para saber quién está contra Dios: el que se aprovecha del prójimo y acumula riquezas injustamente.

ORACION

Oh Dios, esperanza de los que en ti creen, tú, derramando tu Espíritu sobre nosotros, nos hiciste pueblo tuyo, te pedimos que, los que nos reunimos aquí en tu nombre, sepamos aceptarnos mutuamente y cantarte con un solo corazón. Amen.


PRIMERA LECTURA: Núm. 11:25-29

Todo aquel que escucha la Palabra de Dios se transforma en profeta y colaborador de Dios en la obra de la salvación.


SALMO RESPONSORIAL: Sal. 19: 8, 10, 12.

R/ LOS MANDATOS DEL SEÑOR ALEGRAN EL CORAZON.
 

  1. La ley del Señor es perfecta
    Es remedio para el alma,
    Toda declaración del Señor es cierta
    Y da al sencillo la sabiduría. R/
     
  2. El temor del Señor es diamante,
    Que dura para siempre;
    Los juicios del Señor son verdad,
    Y todos por igual se verifican. R/
     
  3. Guarda a tu siervo también de la soberbia,
    Que nunca me domine.
    Así seré perfecto y limpio de pecados graves. R/

 

SEGUNDA LECTURA: Sant 5: 1-6.

El apóstol Santiago es extremadamente duro con aquellos que acumulan para si y no se ocupan de los demás. Pidamos la gracia de pasar nuestra vida ayudando a la gente que Dios nos pone en nuestro camino.


Aclamación al Evangelio: Jn 17:17.

Aleluya, aleluya.
Tu palabra, Señor, es la verdad. Santifícanos en la verdad. Aleluya


EVANGELIO SEGÚN MARCOS Mc 9:38-43, 45, 47-48.

Jesús es el amigo de la vida y el protector de todos los pequeños. Pidamos la gracia de tener un corazón como el suyo. La gracia de contribuir al crecimiento de todo lo bueno que hay en el corazón de los demás.

 

30 De Septiembre: Domingo 26 Del Tiempo Ordinario.
Tema: ¿Dar Un Vaso De Agua Al Sediento? Hay Muchos Servicios


Este domingo se centra en el evangelio, del que resalto esa frase: el que os dé a beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no quedará sin recompensa.

San Agustín, comentando en un sermón esa frase dice:

“Das los bienes de este mundo y recibes los bienes eternos. Das la tierra y recibes el cielo. Pero ¿a quién dar? Escucha la Escritura, que te dice cómo prestar al mismo Señor: Quien se apiada del débil presta al Señor. Seguramente Dios no tiene necesidad de ti, pero hay alguien que sí la tiene. Lo que das a uno, otro lo recibe. Porque el pobre no tiene qué devolverte; querría, pero no tiene nada; tan sólo queda en él la voluntad de orar por ti. Pero cuando un pobre ora por ti, es como si dijera a Dios: “Señor, he recibido un préstamo, sé tú mi fianza”. Entonces si el pobre al cual tú has prestado es insolvente, hay un buen garante, porque Dios te dice: “Da sin miedo, yo respondo por él. Soy yo quien te lo devolverá, soy yo quien lo recibe, es a mí a quien das”.

Si Cristo es Dios, no hay aquí ninguna duda, porque él mismo dice: Tuve hambre y me disteis de comer. Quiere enseñarnos que él es realmente el garante de los pobres, quien responde por todos sus miembros, y declara: Cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis.

Luego Jesús continúa con “el servicio negativo”, es decir “no escandalizar” a nadie, empezando por los más pequeños...Y lo hace de un modo gráfico, con paradojas: cortarse la mano o el pie, o sacarse el ojo antes de cometer una infamia...

Hoy, debemos preguntarnos: ¿qué servicios hago yo en la familia y en la sociedad en que me muevo? ¿Doy vasos de agua, por así decir, a todos?... ¿Domino mis instintos y practico una ascesis de ellos?...

Quiero terminar con una poesía de José María Pemán (1897-1981) titulada:


Lección De Vida

¡A devolver al Señor
Cuanto el Señor os ha dado!
¡Alma, da cuanto poseas,
hasta las últimas sobras!
¡Tú, voluntad, date en obras!
¡Tú, inteligencia, en ideas!
¡Y tú, hirviendo de pasión
cual deshace el ventarrón
las nieves sobre las cimas,
entrégate, corazón,
deshecho en cantos y en rimas!
 

j.v.c. 
 
226119
Volver